Dios en la tormenta de tu dolor.

  • Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias. El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Salmo 34:17-18

Muchas veces pensamos que el duelo solo viene de la partida de un ser querido. Pero a lo largo de nuestras vidas enfrentamos distintos tipos de duelo.
La partida de un ser querido, el final de una relación, el termino de un trabajo o el rompimiento de una amistad.


Hace poco hable con una amiga mia que me dijo que iba a terminar con su novio, una relación de casi 2 años. Le pregunte si aun lo amaba. La respuesta fue: Si.
Pero ella necesitaba irse por que el era una persona cruel y violenta.
Ella estaba decidida a irse de su vida, por fin había encontrado el valor. Así lo hizo.
Durante los primeros dias ella tenia el valor suficiente para enfocarse en ella y en su vida fuera de el, parecía feliz y con ánimos de lograrlo.
Pero al pasar el tiempo ella se veía mas irritable, y cada dia ella questionaba mas y mas su rompimiento. Después vino la tristeza y con la tristeza la necesidad de regresar a el.
Muchas veces ella me pregunto como podría hacer para calmar el dolor.
Mi respuesta fue: solo Dios puede hacerlo.
La segunda cosa que hice fue pedirle que repitiera la frase : yo no puedo, pero Dios si.


Yo estoy pasando un proceso de dolor ante la eminente partida de un amigo. El proceso de asimilarlo a sido duro. Recuerdo que los primeros dias de la noticia de su enfermedad sentía un dolor en el pecho profundo, recuerdo que despertaba por las mañanas pensando que solo había sido una pesadilla. Cada dia hasta que llego la aceptación, aun ahora cada que hablo de el o estoy con el, las lagrimas salen sin que pueda detenerme.
Hoy quiero remarcar la única via de sanación para el dolor sentimental y en todos los aspectos de nuestra vida.
El dolor es inevitable, no existe una pastilla que termine con lo que sentimos, no existe una receta, pero si existen las palabras mágicas para salir de esto. Esas palabras son : Dios. soy yo de nuevo.
Nuestras decisiones fuera del camino de Dios siempre e inevitablemente nos traerán dolor.  Pero Dios está dispuesto a perdonar y a enmendar nuestros errores,  siempre que tenemos la disposición de ponernos en las manos de Dios.

  • El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.Deuteronomio 31:8


Si estas pasando por este proceso quiero que hagamos una oracion en este momento y repitas las palabras con honestidad para que sean escuchadas.

Padre poderoso, en este momento me siento sola, impotente, triste y con un sentimiento de profundo dolor. Siento que el dolor se apodera de mi y mis fuerzas se agotan. Se que no puedo hacerlo yo sola y cada vez se vuelve mas difícil, pero se con certeza que tu tienes un plan maravilloso para mi. Te pido que en mi dia a dia transformes mi dolor en conocimiento en tu palabra y mi refugio en tu poder.
Mi dolor esta en tus manos y conoces mi corazon, sabes que me esta siendo difícil salir de este bache y que fuera de ti no puedo lograrlo.
Te pido que dia a dia sanes mi corazon y poco a poco pueda ver la luz y logre ver que tienes un propósito para tu sierva. En el nombre poderoso de mi señor Jesus pongo mi vida y mis sentimientos en tus manos con la plena seguridad que vas a cuidar de ellos por amor de tu nombre . Amen.

Repite cada dia: soy importante para Dios.
No importa que clase de duelo estes pasando siempre reconforta tu alma sabiendo que para Dios eres importante.

Para finalizar quiero dejarte una frase que en medio de mi dolor me vino a la cabeza y no dejaba de repetirla cuando los pensamientos de tristeza venían a mi: Dios te dio la vida y es tu obligación cuidar de ella.
A que me refiero con esa frase.
Dios cuida de nosotros y el lo hace perfecto, pero aveces nosotros tomamos el camino equivocado para aliviar nuestro dolor. Es nuestra obligación cuidar de ella en el sentido de no tomar decisiones equivocadas. Es nuestra obligación el no recurrir a cosas , sustancias, personas que puedan alejarnos de Dios. Es nuestra obligación cuidar de nuestra vida al no permitir que alguien nos lastime física o mentalmente. Es nuestra obligación que a pesar de nuestro dolor sigamos una buena alimentación y durmiendo adecuadamente. Es nuestra obligación el tomar las decisiones correctas para no ponernos en situaciones de riesgo.
Y es necesario que no te aferres al dolor.
En cambio aferrate a quien todo lo puede
Aferrate a Dios.
Recuerda que Dios te ama.

  • Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.1 Pedro 5:7

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s